APPU denuncia: La privatización de la UPR entra por la cocina; cerrémosle la puerta

La Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios informa a su matrícula y a la comunidad universitaria que la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico en alianza con las rectorías están entrando por la cocina la privatización de servicios en la UPR. Hacemos un llamado a rechazar estas estrategias, pues la educación pública es un servicio y no es para darle ganancias a las empresas, sean o no los amigos del alma.

La Junta de Gobierno aceptó los recortes del gobierno a su presupuesto sin medir las consecuencias que estos tendrían en la operación diaria del primer centro docente en el país. Aprobaron el aumento en el costo de la matrícula y de los servicios al estudiantado a sabiendas de que les restan recursos a estos.  No conformes con eso, están privatizando los servicios facturación en las clínicas externas y los servicios del Registrador en el Recinto de Ciencias Médicas; y pretenden privatizar la residencia de la Torre Norte en el Recinto de Río Piedras. De materializarse este plan, los costos de estudiar seguirán en aumento y no habrá beca ni préstamo que lo aguante.

La registraduría en Ciencias Médicas al igual que muchas otras oficinas de servicios a los estudiantes, se ha visto afectada por los recortes y le han reducido personal. Los aumentos en el costo de matrícula, diplomas, transcripciones y otros servicios son para reponer el personal y dar servicio; no son para darle ganancias a los amigos del alma.  Los daños a la residencia de estudiantes en Río Piedras causados por el Huracán María fueron reclamados al seguro y la Junta de Gobierno se llenó la boca anunciando los fondos recuperados. Que los inviertan ahora en reparar la residencia para beneficio del estudiantado.

La Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios hace un llamado a los rectores Segundo Rodríguez del Recinto de Ciencias Médicas y Luis Ferrao del Recinto de Río Piedras, así como demás rectores y rectoras del sistema para que no se allanen a la indiferencia y el servilismo; en su lugar, defiendan el bienestar de sus estudiantes rechazando la privatización de servicios en sus respectivos recintos y trabajando para la recuperación.

 

La APPU respalda al estudiantado en su reclamo de mantener abierta la residencia, que bien puede ser reparada en el verano, de forma tal que pueda seguir operando en agosto.  La facultad entrega sus notas a tiempo y exige a las autoridades universitarias que asignen los recursos a la Oficina del Registrador para cumplir con las certificaciones de grado en el tiempo requerido.

La Universidad de Puerto Rico es del pueblo y para el pueblo. Unamos esfuerzos para que continúe siendo nuestro patrimonio y erradiquemos el partidismo que es la antítesis del pensamiento libre y creador que caracteriza la docencia.

18 de mayo 2018