Carta abierta a la matrícula de la APPU y al personal docente de la UPR en torno a la amenaza de suspender el pago a nuestros salarios

Se ha generado gran incertidumbre entre los empleados universitarios, tanto docentes como no-docentes, ante la posibilidad de que no se paguen nuestros salarios durante paralizaciones en los recintos. Por un lado, se ha sometido un proyecto de ley con el propósito de que se detenga el desembolso de fondos a la UPR en caso de paralizaciones de 72 horas o más.

Esto incluiría la suspensión del pago al personal universitario. Por otro lado, la Secretaria de Justicia ha emitido una opinión sobre la ilegalidad del pago de salarios mientras la Universidad no está prestando servicios. Y finalmente, quizás el mayor revuelo lo ha causado la noticia de una supuesta “orden” que ha dado el Director de Finanzas de la UPR, Norberto González, a los directores de Recursos Humanos para que cesen de pagar a los empleados en los recintos en huelga. 

Debemos aclarar que el Director de Finanzas no tiene la autoridad en ley para ordenar que se deje de pagar la nómina a los empleados. En todo caso, lo que ha hecho es pedirle a los directores de Recursos Humanos que hagan las consultas legales correspondientes. La autoridad para ordenar que se dejen de pagar los salarios sólo la tiene el Presidente de la UPR y/o los Rectores de los diferentes recintos. Lo que el Director de Finanzas está haciendo es exponiéndose a ser demandado por retención ilegal de nuestros salarios.

Resulta importante señalar que la Secretaria de Justicia opina que la huelga estudiantil es “ilegal” pero se ha visto en la obligación de admitir que es la Universidad la que está en desacato al Tribunal por no abrir el Recinto de Río Piedras. O sea, que ante los ojos del Tribunal, el recinto no está cerrado por la huelga de estudiantes sino porque la Universidad ha incumplido con sus órdenes de abrir los portones.

Es preciso aclarar que la tarea docente tiene varios componentes: docencia, servicio e investigación. El componente docente requiere cumplir cierta cantidad de horas contacto con los estudiantes. Una vez termine el proceso huelgario en los recintos tendremos que cumplir con dichas horas contacto, al igual que lo hemos hecho en otros momentos de cierre ya sea por eventos naturales u otros conflictos huelgarios. Es decir, nuestro trabajo tendrá que ser completado una vez continúe el ofrecimiento de clases.

La situación más delicada es la que viven los docentes sin plaza. Estos han recibido ya todo su salario, excepto la última quincena. El retraso en el calendario académico significa para ellos trabajar tiempo adicional sin paga, hasta que culminen las horas contacto y entonces se les pagaría esa última quincena. Esta situación les priva de la oportunidad conseguir otro trabajo en el verano o recurrir al desempleo. Hacemos un llamado a la administración universitaria a ser sensatos y buscar opciones adecuadas para finalizar exitosamente el semestre.

Es evidente que la intención, tanto del proyecto de ley, como la opinión de la Secretaria de Justicia y la carta enviada por el Director de Finanzas de la UPR a los recintos, es minar el apoyo de los empleados a la lucha contra los recortes que amenaza dejar inoperante a la UPR. Colocarnos en una posición de exigir la apertura de los portones y el fin de la huelga es promover la confrontación y destruir el avance en el dialogo que se alcanzó esta semana. Los estudiantes han aprobado unos “preacuerdos” y han sometido unas enmiendas que pondrían fin a la huelga. La única razón por la cual no ha terminado es porque la Junta de Gobierno no tiene quórum para aprobar los “preacuerdos” alcanzados con los estudiantes.  

El Gobernador y el Senado de Puerto Rico tienen la obligación en Ley de completar las vacantes en la Junta de Gobierno.  No hacerlo es perpetuar la crisis y pareciera confirmar la teoría de que el Gobierno quiere destruir la Universidad.

Unamos fuerzas para exigir al Gobierno que cumplan con su deber para que se re-establezca la Gobernanza en la UPR se culmine la negociación y se ratifiquen los acuerdos que pondrán fin a la huelgaEs evidente que la intención, tanto del proyecto de ley, como la opinión de la Secretaria de Justicia y la carta enviada por el Director de Finanzas de la UPR a los recintos, es minar el apoyo de los empleados a la lucha contra los recortes que amenaza dejar inoperante a la UPR. Colocarnos en una posición de exigir la apertura de los portones y el fin de la huelga es promover la confrontación y destruir el avance en el dialogo que se alcanzó esta semana. Los estudiantes han aprobado unos “preacuerdos” y han sometido unas enmiendas que pondrían fin a la huelga. La única razón por la cual no ha terminado es porque la Junta de Gobierno no tiene quórum para aprobar los “preacuerdos” alcanzados con los estudiantes. 

Los estudiantes han firmado unos “preacuerdos”, han sometido unas enmiendas, y debemos exigir que las mismas sean consideradas y certificadas por la Junta de Gobierno. Sin embargo, en estos momentos la Junta de Gobierno no tiene miembros suficientes para establecer quórum y ratificar lo acordado. Tenemos que exigir al Gobernador Rosselló y al Presidente del Senado a que culminen el proceso de llenar las vacantes a la Junta, de tal manera que se pueda nombrar la Presidencia y a la vez considerar los acuerdos para que culmine el proceso huelgario. También es fundamental que sigamos insistiendo que cesen los recortes que pretenden imponer a la UPR, pues ello implicará el desmantelamiento del proyecto social que es nuestra Universidad Pública y en el desarrollo socioeconómico de Puerto Rico.

Junta Nacional APPU

27 de mayo de 2017

 

 

Recibe todas las noticias de la APPU

Contacto

  • Tel.: 787-758-8232  787- 764-0000 exts. 3008/5690

Síguenos en las redes sociales

Únete a la conversación. Envíanos tus comentarios.