¿Qué esperamos de quienes nos representan en los foros de gobernanza?

Junio 2018

Fue para mediados de la década de los 50 y principios de los 60, del siglo pasado, que en la isla se dio una amplia discusión a nivel nacional sobre la Universidad de Puerto Rico. Eran conocidas discrepancias surgidas entre el gobernador Luis Muñoz Marín y el presidente Jaime Benítez, en relación a los aspectos administrativos y de política pública de la institución. El mismo gobernador resentía de los poderes, casi omnímodos, de Jaime Benítez con los que administraba el primer centro docente del país. La realidad era que la universidad era dirigida como una finca privada del presidente. Era prácticamente unánime la crítica de que la institución se administraba de forma individual y sin brindar espacios de inclusión a los diversos sectores, en el proceso de tomar decisiones.

 

Es bajo la gobernación de Roberto Sánchez Vilella, que se aprueban las leyes 1 y 2 de 1966. Estas le otorgaban a la Universidad, cierto grado de autonomía administrativa y presupuestaria que, aunque no satisfacía plenamente las necesidades de la institución, muchos pensaron era un primer paso en la dirección correcta. Por medio de estas leyes, se crearon en la Universidad toda una serie de cuerpos o foros deliberativos, con el propósito de brindarles a los distintos sectores universitarios un espacio para que sus respectivos representantes formaran parte de la toma de decisiones institucional. La ley fomenta la democratización de los procesos en la institución, permitiendo que los representantes, tanto estudiantes como docentes, formaran parte de estos foros deliberativos. Si bien estos foros deliberativos han experimentado cambios con la creación de nuevos recintos, en lo sustantivo, continuaron siendo el espacio donde los representantes de diversos sectores llevaban su sentir, para influir de alguna forma en la toma de decisiones institucional.

 

¿Qué pretendemos lograr con esta representación en foros como los Senados Académicos, Juntas Administrativas, Juntas Universitarias y Junta de Gobierno?  ¿A que queremos aspirar?

 

La expectativa del claustro es que los docentes que asumen estos puestos electos se ocupen por representar la posición de las personas que les eligieron y no que se representen a sí mismas. Estos representantes docentes tienen que tener como primera prioridad el procurar comunicación con las personas que representan para conocer su sentir sobre asuntos sensitivos que en ocasiones les toca decidir.

 

En el pasado hemos visto las lamentables posiciones asumidas por representantes del claustro en la Junta de Gobierno justificando su renuencia a asumir las posiciones que los Senados Académicos han establecido a través de sus certificaciones. Recientemente tuvimos el caso de la votación en la Junta de Gobierno sobre el aumento en el costo de la matrícula en el sistema UPR y en el cual uno de los representantes Claustrales se abstuvo en la votación, alegando que no tenía elementos de juicio para emitir una votación a favor o en contra. Nuevamente nos preguntamos, ¿a que aspiramos cuando asumimos estos puestos? Con esta decisión se duplica el costo del crédito a nuestros estudiantes. Precarizamos aún más los niveles de pobreza existentes en el país, sobre todo luego del paso del huracán María que ha tenido un impacto devastador en decenas de miles de familias puertorriqueñas.  No tenemos duda de que este aumento tendrá el efecto de impedir que muchos estudiantes puedan acceder a la educación universitaria de calidad que ofrece la UPR.

 

No se justifica la abstención en una votación sobre este abusivo y desproporcionado aumento en el costo de la matrícula. Si un representante de la comunidad universitaria en la Junta de Gobierno no puede emitir un voto de defensa a la comunidad universitaria, tenemos que decir que esta persona no nos representa. Esta acción le ganó al Dr. Alan Rodríguez una expresión de repudio por parte de los estudiantes del recinto de Carolina, reunidos en la Asamblea Extraordinaria el 3 de mayo de 2018. Es inaceptable que en estas votaciones tan sensitivas se actúe contrario a los representados y se asuman posiciones personales. Lo que esperamos es que se consulte sin demora a la docencia y a las organizaciones que les representan. Debemos señalar, para mérito del profesor, que en la votación posterior en la cual se aprobó el aumento en el costo de la matrícula a estudiantes graduados, el voto suyo fue en contra.

 

La Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios, creyente en los principios democráticos y transparentes, hace un llamado a nuestros representantes ante la Junta de Gobierno a que implementen TODOS los mecanismos a su disposición para recoger el sentir de sus “representados” en la comunidad universitaria.

APPU denuncia: La privatización de la UPR entra por la cocina; cerrémosle la puerta

La Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios informa a su matrícula y a la comunidad universitaria que la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico en alianza con las rectorías están entrando por la cocina la privatización de servicios en la UPR. Hacemos un llamado a rechazar estas estrategias, pues la educación pública es un servicio y no es para darle ganancias a las empresas, sean o no los amigos del alma.

La Junta de Gobierno aceptó los recortes del gobierno a su presupuesto sin medir las consecuencias que estos tendrían en la operación diaria del primer centro docente en el país. Aprobaron el aumento en el costo de la matrícula y de los servicios al estudiantado a sabiendas de que les restan recursos a estos.  No conformes con eso, están privatizando los servicios facturación en las clínicas externas y los servicios del Registrador en el Recinto de Ciencias Médicas; y pretenden privatizar la residencia de la Torre Norte en el Recinto de Río Piedras. De materializarse este plan, los costos de estudiar seguirán en aumento y no habrá beca ni préstamo que lo aguante.

La registraduría en Ciencias Médicas al igual que muchas otras oficinas de servicios a los estudiantes, se ha visto afectada por los recortes y le han reducido personal. Los aumentos en el costo de matrícula, diplomas, transcripciones y otros servicios son para reponer el personal y dar servicio; no son para darle ganancias a los amigos del alma.  Los daños a la residencia de estudiantes en Río Piedras causados por el Huracán María fueron reclamados al seguro y la Junta de Gobierno se llenó la boca anunciando los fondos recuperados. Que los inviertan ahora en reparar la residencia para beneficio del estudiantado.

La Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios hace un llamado a los rectores Segundo Rodríguez del Recinto de Ciencias Médicas y Luis Ferrao del Recinto de Río Piedras, así como demás rectores y rectoras del sistema para que no se allanen a la indiferencia y el servilismo; en su lugar, defiendan el bienestar de sus estudiantes rechazando la privatización de servicios en sus respectivos recintos y trabajando para la recuperación.

 

La APPU respalda al estudiantado en su reclamo de mantener abierta la residencia, que bien puede ser reparada en el verano, de forma tal que pueda seguir operando en agosto.  La facultad entrega sus notas a tiempo y exige a las autoridades universitarias que asignen los recursos a la Oficina del Registrador para cumplir con las certificaciones de grado en el tiempo requerido.

La Universidad de Puerto Rico es del pueblo y para el pueblo. Unamos esfuerzos para que continúe siendo nuestro patrimonio y erradiquemos el partidismo que es la antítesis del pensamiento libre y creador que caracteriza la docencia.

18 de mayo 2018

 

APPU rechaza proceso de Junta Gobierno UPR para seleccionar Presidente UPR y alerta a la comunidad la intención de adjudicar salario mayor a este cargo

La Junta Nacional de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios, APPU, rechaza el proceso establecido por la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (JGUPR) para reiniciar la selección de quien ocupará el cargo de la Presidencia de la UPR. Además alertan a la comunidad universitaria de la intención de la Junta de Gobierno de adjudicar un mayor salario a dicho funcionario.
 
Lida Orta Anés, Coordinadora de Organización de la APPU, reconoció que este proceso se lleva a cabo, justo cuando la UPR enfrenta su peor crisis en sus más de 100 años de historia. Señaló que el Sistema de la UPR es uno complejo y diverso por lo que su administración requiere un conocimiento extenso de su funcionamiento.
 
Señaló la Prof. Orta Anés, que quien ocupe el cargo de la Presidencia de la UPR debe conocer a fondo y honrar la misión, filosofía y política pública de la Institución y su función en el desarrollo económico y social de la sociedad puertorriqueña.
 
Debe profesar valores democráticos que vayan en sintonía con la democracia participativa a la que aspira la comunidad universitaria y el pueblo en general. Debe además comprender, defender, y con ello contribuir a fortalecer la Universidad que por décadas hemos construido los universitarios. Estas ideas no son originales de la APPU, son valores y cualidades universales identificadas una y otra vez como los requisitos mínimos de una persona que aspire a dirigir una institución universitaria.
 
¿Tienen los/as candidato/as a presidir la UPR estas cualidades? No lo sabemos, dado que las razones para reiniciar el proceso de consulta para seleccionar a un/a nuevo/a Presidente/a de la UPR aparentan tener el objetivo de que sea externo a la comunidad universitaria del País.
 
Expresó la Profesora Orta Anés, que el proceso de selección y entrevistas de estos candidatos se dio a espaldas de una participación real de la comunidad universitaria. Más aún, se secuestraron los procesos de entrevistas, y vistas públicas de los Senados Académicos limitando su participación (los que la asumieron) a la evaluación de los Curriculum Vitae de estos candidatos. Vemos con gran preocupación la aparente complicidad y descaro de la Junta de Gobierno de la UPR de “escoger” y eliminar procesos reglamentarios de participación de la comunidad universitaria.
 
La APPU rechaza el proceso establecido por la Junta de Gobierno con la aparente intención de amañarlo y nombrar un Presidente que desconozca o ignore la cultura administrativa, académica y la idiosincracia de nuestro Sistema Universitario.
 
Nos parece, expresó Orta Anés, que traer una persona extraña a la Universidad es parte del proyecto de desmantelar el Sistema de la UPR. Muy contrario a las razones expuestas de conseguir el “mejor talento” para dirigir la institución. La intención de desmantelar nuestro Sistema de Retiro, por ejemplo, o el cierre de recintos del Sistema, se hará mucho más fácil si quien está en las riendas de la Institución es una persona que no siente suyo el proyecto universitario de mayor importancia para el país. Los candidatos a la presidencia (locales o extranjeros) no presentan preocupación por el futuro de la Institución que aspiran a liderar.
Debemos recordar que la función más importante que debe tener este funcionario es la de proteger, fortalecer, conseguir y asegurar fondos para solventar la misión de la institución. No hemos visto esa capacidad en la administración interina y tampoco es evidente en los planes esbozados por lo/as candidato/as a la presidencia de la UPR.
 
Finalmente, alertamos a la comunidad universitaria, sobre un posible aumento al salario de quien sea seleccionado al puesto de Presidente. Ya estamos escuchando el discurso sobre que el salario de $120,000 anuales no es competitivo. Rechazamos que a pesar de la crisis institucional y la incertidumbre que vivimos, se intente adjudicar un salario similar al que ostentan funcionarios de esta administración como la Secretaria de Educación Julia Keleher, quien también es miembro de la Junta de Gobierno de la UPR, o Walter M. Higgins III, Director Ejecutivo de la AEE. De asignarse un aumento salarial a estos niveles, se estará afectando aún más la estabilidad y permanencia de la misión de la UPR.
 
APPU – Mayo 2018

COMUNIDAD UNIVERSITARIA A JG JUNIV UPR RE. PLAN FISCAL Y PRESUPUESTO

Dr. Darrel Hillman, Presidente interino

Miembros Junta Gobierno

Miembros Junta Universitaria

UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

 

Estimado Presidente interino, Dr. Hillman, miembros de la Junta de Gobierno y Junta Universitaria

Respondiendo a la invitación de contribuir al desarrollo del plan fiscal de la Universidad de Puerto Rico (UPR), les solicitamos tengan a bien la siguiente información y sugerencias para lograr la asignación presupuestaria que la UPR necesita para cumplir con su misión.

Por más de cien (100) años, la UPR ha brindado acceso a una educación universitaria de excelencia que ha sido creadora del conocimiento y generadora de desarrollo económico.  Esto ha sido posible gracias al financiamiento público y a la dedicación de miles de empleados que laboran en la Universidad.

Los modelos de financiamiento de las universidades estadounidense no aplican en PR donde 46% de las familias vivían bajo el nivel de pobreza en el 2015, comparado a 14% en Estados Unidos (Censo 2015).  Y el ingreso familiar promedio fue $18,626, mientras en EUA fue $55,775. Tras el paso del huracán María el nivel de pobreza ha aumentado a 52%, de acuerdo con el Centro de Información Censal de Cayey.  Mas aún, en Puerto Rico las familias invierten en el costo de estudio un 64.6% de su ingreso en comparacion con Florida (31.1%) quien es el estado con el costo de estudio menor de todas las jurisdicciones.

Solicitamos que reconozcan esta información y que el plan fiscal final a presentar a la Junta de Control Fiscal, así como el presupuesto que propondrán a la Legislatura de Puerto Rico sea guiado por los siguientes preceptos:

  1. Reconocer a la UPR como un servicio público esencial para el desarrollo socioeconómico de Puerto Rico y para salir de la crisis en PR.

  2. Salvaguardar el recurso humano, asignando los fondos necesarios para reponer las plazas de los que se van de la UPR, cumplir con el pago de las obligaciones patronales para con el plan de pensiones al que se acogió cada empleado, mantener el plan médico; y otorgarles derechos y beneficios a los docentes sin plaza.

  3. Consignar la necesidad de revocar los recortes a la asignación presupuestaria gubernamental; y lograr que esta sea una robusta para salvaguardar la misión universitaria y viabilizar el desarrollo de proyectos nuevos que contribuyan al desarrollo de PR.

  4. Cualquier reducción de fondos gubernamentales en el futuro debe estar precedida por el ahorro real obtenido de un proceso participativo de reestructuración académica y administrativa, en cumplimiento con los estándares de acreditación; y por el aumento en los ingresos de proyectos universitarios.

 

Atentamente,

 

ACEPTA LA INVITACION DE PRESIDENCIA UPR. PLAN FISCAL UPR A JUNTA CONTROL FISCAL

La APPU te invita a comparecer a la convocatoria de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico, que asegura abrirá a discusión la revisión del Plan Fiscal de la UPR antes de ser sometido a la Junta de Control Fiscal el 9 de marzo de 2018.

Te invitamos a endosar el pedido de la APPU, de otras organizaciones universitarias y de amplios sectores de la sociedad puertorriqueña para que se reconozca a la UPR como un servicio público esencial, promotora del desarrollo social, económico y cultural de Puerto Rico; y que el gobierno salvaguarde su permanencia deteniendo los recortes a su presupuesto y asignándole los recursos necesarios para el desarrollo de proyectos que ayuden a Puerto Rico a superar la crisis.

 

El pasado 12 de septiembre de 2017, la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) sometió a la Junta de Gobierno UPR solicitud de audiencia y el documento Análisis y recomendaciones de la APPU para que sean consideradas por la Junta de Gobierno UPR en la revisión del Plan Fiscal de la UPR - 1 agosto de 2017

Algunas de estas recomendaciones fueron discutidas el pasado 5 de diciembre 2017, en reunión sostenida con el Lcdo. Walter Alomar Jiménez, Presidente de la Junta de Gobierno UPR. La reunión con los miembros de la JG aún no ha sido concedida.  

 

Puede acceder a la carta y al informe completo AQUÍ